lunes, 18 de diciembre de 2017

(523) CALAHORRA. Casas de la Catedral



Por el parentesco con nuestras casas solariegas, agrupo aquí en un solo post las casas del clero de la catedral, o más en concreto el palacio del Obispo de Calahorra, la casa de los Deanes y la de los Canónigos o antiguo seminario, que forman un conjunto arquitectónico en decadencia que da mucha pena. Ya hemos visto una casa llamada de Curas en Calahorra X, y por la descripción del Inventario hemos imaginado la casa de los Mirandas (Calahorra XII), también ocupada por el clero. El trasiego de sotanas entre unas casas y otras y de todas ellas con la catedral, iglesias y conventos debió de ser impresionante, y difícil de imaginar para nosotros ahora. Solo de ver en la foto de arriba las dos vacinillas jardineras que adornan ahora la entrada de la fachada hecha por el obispo Luelmo a finales del XVIII se nos cae el alma a los pies.


Para soportar el absoluto vacío que experimentamos un domingo por la mañana del mes de noviembre del 2017 echamos mano del recuerdo y del humor. Según la tradición oral, cuando en 1892 el obispado pensó marcharse a vivir a Logroño, los calagurritanos hicieron una pintada en la fachada del palacio que decía: SE VENDE PAJAR POR FALTA DE BURRO. La furia de los calagurritanos, o especialmente de las calagurritas (aclara la wikipedia) en los acontecimientos de 1892 poco o nada tiene que ver con la desidia de ahora.


Cuando lo visitaron los del Inventario a comienzos de los años 70 dijeron que en su interior había "una abundatísima colección de ropas, orfebrería, escultura y pintura procedentes de diversos lugares de la Diócesis destinadas a Museo Diocesano en proyecto". Según puedo rastrear en el información turística del Museo, éste se abrió en 1975 en una de las sacristías y en el incompleto claustro de la Catedral. En el 2007, el tristemente ya famoso Obispo Omella (ahora cardenal y quien sabe si pronto mártir por su tibieza y sus componendas con la causa independentista catalana), encargó al arquitecto José Esteban Ameyugo un proyecto para convertir su abandonado palacio y la adjunta casa de los Deanes en el nuevo Museo Diocesano (v noticia de EL CORREO).


Diez años después el señor Cardenal parece tener más ajetreos que el de ocupar su vieja casa con chismes bonitos y llenarla de autobuses de turistas. Pero en fin, sea como fuere, todo lo que quieran saber sobre la construcción de esta monumental casa y de la adyacente Casa de los Deanes, la tienen en el prolijo trabajo de Ana Jesús Mateo Gil, al que pueden acceder directamente gracias a su generosidad de ponerlo en la red, y a la magia de internet, con un sólo click en este enlace.


Andamos tan escasos de dibujos de arquitectura en este blog que no puedo resistirme a poner aquí los dos planos levantados por Gerardo Cuadra en octubre de 1983 que reproduce Ana Jesús en su académico trabajo para la revista Berceo.



La sucesión de trabajos en unas y otras casas debió de tener ocupadísimos a los albañiles de Calahorra, por lo que no es de extrañar que las calagurritanas se pusieran nerviosas cuando anunciaron con irse todos a Logroño.


A pesar de lo extenuante que suele ser escribir (y ya no digamos leer) trabajos académicos, Ana Jesús cuenta bastante bien el cambio de la puerta del Palacio cuando se construyó la construcción de la fachada del Obispo Luelmo (aunque con un vistazo a la planta y la sección, se entiende enseguida) pero lo que no me explico fue lo chapucero que quedó este tramo de fachada.

Otra cosa que tampoco no me explico es que siendo un palacio tan poco personal, el tal Luelmo pusiera sus propias armas en la puerta. O eso es lo que dicen los del Inventario en la pag 233.


Lo que no perdono a Ana Jesús es que tras una interminable retahíla de contratantes del siglo XVII que igual no cambiaron más que alguna viga apolillada, no diga quién coñ... es el responsable de la rehabilitación sin uso alguno de la casa de los Deanes acometida, según ella en 1999-2000. Tiene narices esta forma de hacer historia de la arquitectura.


Como tiene bemoles arreglar una casa sin saber para qué.


Será por dinero. En estos casos lo importante suele se la placa con la indicación del nuevo mecenazgo.


Aunque, bueno, puestos a gastar dinero podrían también haber levantado las puertas a la carretera, porque parece como si a estas casas se las estuviera tragando el infierno.


Una historia de esta barriada no podría estar completa sin curiosear en la pieza intermedia entre la casa de los Deanes y la casa de los Miranda, porque es de una modestia que impresiona. Años cincuenta del XX, seguramente.


Aunque ya ven, ni por esas se libra de una vacinilla jardinera en la puerta (1). Será para que no aparquen.


Antes de pasar al otro lado de la catedral para ver la casa de los Canónigos, vaya una foto área de este tren de casas y la correspondiente planta del catastro que suponemos que separa predios o propiedades, y no tanto propietarios.




Del caserón de los Canónigos, siete balcones por planta, 32 metros de fachada y 27 de fondo con un patio central, dicen los del Inventario (pag 231) que es "moderna" (????).


La modernidad es categoría que sirve para cualquier cosa. Lo que ya no cuadra es que digan de ella que tiene "portada de medio punto entre pilastras con tondos en las enjutas (santo cielo, esperen que repita a ver si se me queda "tondos en las enjutas", "tondos en las enjutas"...) manierista de mediados del XVI, similar a la del acceso al vestuario de canónigos desde la sacristía de la catedral y seguramente procedente de esta". Disculpen que con tanta búsqueda se me olvidara hacer fotos y tenga que recurrir ahora a google street view, pero les prometo que lo arreglaré en cuanto pueda.


Mira, lo de las barandillas de la catedral sí que debe ser muy moderno. Sobre la puerta de los tondos con las enjutas sólo veo un cartel de la Escuela Taller.


La planta baja de este gigante caserón es la única "rehabilitada" y eso para albergue juvenil -sin adoctrinamiento supongo.


Del desgastado escudo de la esquina no tengo noticia (ni mejor foto)


Acabemos por hoy con la foto aérea y la planta del catastro y ya volveremos a revisar todo esto si nos llaman la atención por ignorantes o faltones.




jueves, 14 de diciembre de 2017

(522) CALAHORRA XII. Calle Palacio 12



Dice literalmente el Inventario que "al fin de la calle Palacio, correspondiendo hoy al palacio episcopal, hay una casa señorial de dos plantas y sobrado, con tres vanos adintelados por planta, con portada (...cuya descripción se la ahorro poniéndoles la foto) y escudo de los Miranda del XVII". Lo de los tres vanos adintelados por planta, juro que no lo entiendo, y lo de "correspondiendo hoy" me da que tiene un aire a lo que se quería decir, pero no siempre los profanos vamos a poder entender a los historiadores del Arte.


Si se recorre la calle Palacio desde la casa del Obispo hacia arriba, admirándose uno de lo que pudieron ser las residencias de tanto cura, dean, presbítero, cabildo o abad, cualquiera da en pensar que esta casa pertenece a ese conjunto, pero en cuanto se ve el escudo y se lee en la cinta de abajo lo de Armas de los Mirandas, está claro que en origen fue cosa bien distinta.


De todos modos es una pena que el Señor Moya no se hubiera detenido a describir las armas de los Miranda para saber cómo hubiera llamado a los cinco asotanados que tiene en su lado derecho. No sé quienes fueron los Miranda pero en viendo sus armas parece que su casa estaba destinada a albergar a la curia catedralicia.


La trasera a mediodía da a un estrecho patio que ha tenido el mérito de alejarla un poco del bullicio de la carretera. Por encima de la cubierta vemos la linterna de la escalera. No será fácil averiguar las reformas que pudieron hacer los curas por dentro de la casa "señorial" o conocer el proceso adictivo de construcción o expansión de la casa desde su portal hacia el Palacio Episcopal, pero levantando planos con mimo se pueden descubrir muchas cosas. Así que ánimo.

Son nada menos que 35 metros de fachada a dibujar, con un fondo edificado que va de los 13 a los 16 metros.



miércoles, 13 de diciembre de 2017

(521) CALAHORRA XI. Cuesta de la Catedral 9



Cuando el Gobierno Autonómico de nuestra región inventó las Exposiciones tituladas la Rioja Tierra Abierta y eligió Calahorra como primer escaparate de su obra, lo mismo se inspiró en las ventanas y balcones de esta gran casa tan cercana a la Catedral.


Como muestra la fotografía aérea de google tiene un patio central también abierto, aunque a la vista de las aperturas que se ven entre las tejas, también pudiera ser que la linterna de la escalera se hubiera venido abajo.



La puerta está bien cerrada.


Y las arquerías bajo cubierta también. Hay que bajar hasta las escaleras de la catedral para poder verlas.


Si gracias a la inventiva de nuestra Autonomía tenemos en Calahorra hasta un Museo de las Verduras (¡?!), de seguir teniendo que pagar a políticos autonómicos lo mismo nos la encontramos dentro de unos años convertida en Centro de Interpretación de los Sorbetes de Limón.


No des ideas, Juan. No des ideas. Da datos.


Vale. La fachada tiene casi 14 metros y el fondo está entre 12 y 13. Los del Inventario no se fijaron en ella o al menos no dejaron constancia de su existencia en el famoso libro. De la Cuesta de la Catedral solo mencionan la nº 5, que es la que se ha convertido en Museo de la Verdura. 

lunes, 11 de diciembre de 2017

(520) CALAHORRA X. Calle Mayor 24



En el cartelito que tiene junto a la puerta dice ser la "casa de los curas". O que fue, porque ahora está destinada a uso "cultural". Antes de pasar de culto a cultural debió de ser casa noble que los curas rehicieron con cierta discreción excepto en la cornisa, donde se les encogió la mano o cogió otros aires. Por lo menos dejaron el escudo:


Y seguramente apañarían  también la puerta original:


Arreglando o añadiendo ese llamador tan bonito que golpeaba sobre un cencerro:


Dice el cartelito institucional colocado junto a la puerta que el escudo es de los Otánez


La intertextualización sin mención o cita es un vicio bastante extendido no sólo en las webs anónimas sino también en la nueva señalética institucional: léase si no lo que decían de esta casa en el Inventario del 75 (vol I pag 231): "En la calle Mayor escudo en casa nueva imitación de las del XVII".


La fachada mide 15 metros y el fondo unos 18. Tiene una patio trasero a Sur con salida a la calle Olivo. En la foto aérea se adivina una linterna central posiblemente de la escalera. ¿Cuándo hicieron los curas la reforma de esta casa? ¿Quién la hizo? No sería muy aventurado decir que igual fue el propio Agapito del Valle que trabajó para el obispado muchos años. Esa cornisa podría ser su firma. Pero que nadie me intertextualice, por favor, y acabe atribuyéndosela sin más dato que mi suposición.


domingo, 10 de diciembre de 2017

(519) CALAHORRA IX. San Andrés 13-15



Enfrente de las dos casas anteriores tenemos los restos de una o dos casas de potentes muros de ladrillo, balcones de rejas y galerías bajo el alero que también están trabadas entre sí. En la entrada del callejón a la "segunda casa", la 13B o San Andrés 15 según el catastro, se puede ver aún el arranque de un arco de ladrillo. Nos adentramos por el callejón mirando hacia arriba con la lógicas dificultades para fotografiar la fachada.


Según el catastro, este tramo intermedio encalado y con arquillos pertenece a la casa de atrás, la de la siguiente foto, pero véase también la discontinuidad de la arquería y la cornisa con el tercer tramo de fachada:



La vista hacia delante en el callejón San Andrés no es muy halagüena:


Mejor volvemos a la puerta principal a ver qué nos hemos dejado atrás...:


¡Santo cielo! ¿Qué colección de puertas riojanas no se podría hacer con estos collages?

Venga, una mirada final del gran lienzo de fachada a la calle San Andrés, 17,5 metros:


Y la localización con mapas y fotos para que no le pase al que la busque lo que pasa cuando vas con el Inventario como guía: del número 15 de la Calle San Andrés dicen que "es de tres plantas revocadas, portada adintelada, patio sobre pilares, dos escudos y seis balcones...".