domingo, 31 de enero de 2016

(375) TORRECILLA EN CAMEROS I. Palacio del Conde de Superunda. Calle Padre Cámara 1.



La vida y avatares de José Antonio Manso de Velasco, conde de Superunda, están tan bien documentados que hasta tiene página en la wikipedia (aquí). Pero de la casa que levantó en su pueblo natal no he conseguido encontrar nada,  ni siquiera si llegó a habitarla cuando volvió a España y se instaló en Granada. Alguien tendrá planos porque según vemos en la foto aérea, la cubierta parece haber sido reformada recientemente. Origen al margen, lo más notable de esta casa es el carácter de proa que adopta la esquina que da a la calle que baja a la iglesia en la cual se ubica un imponente escudo (dicen que con armas de Valdeosera) que ahora compite con una farola fernandina de origen municipal y con diversos cables y bajantes.


La fachada principal tiene nada menos que 28 metros de longitud y en ella contamos hasta seis balcones y dos puertas ubicadas en los dos extremos de la misma.


El fondo es irregular y anda por los once metros. Las dificultades del terreno y lo abigarrado del caserío no permiten mejores perspectivas.


A falta de otros detalles significativos, muestro una foto de cada una de las dos puertas:




Y las consabidas fotos de la cubierta y del catastro en las que se aprecia una especie de torreón o linterna que suponemos señala la ubicación de la escalera principal. La fila de nuevas ventanas velux ubicadas en el bajocubierta contrasta con el deterioro de la carpintería general de la casa (?).



Si se sigue la línea sucesoria de los Condes de Superunda en el elenco de Grandezas y Títulos Nobiliarios Españoles se podrá comprobar que el lugar de Torrecilla en Cameros no sale ni una sola vez. Pena da por tanto que en Torrecilla no haya un Adolfo Soto Sáez como en Ezcaray, que nos contara la historia de los sucesivos propietarios de esta casa y sus apariciones por el pueblo.

(374) EZCARAY. Otras



1) Calle Lamberto Felipe Muñoz 3. Un balcón en esquina muy bajo, la reja del balcón, la puerta y toda su fábrica de mampostería con recercados de sillería es lo que sobrevive de esta casa situada en una plazoleta que da frente al Palacio del Arzobispo Barroeta.

--------------------------------------


2) Sagastia 18. Los del Inventario tomaron nota del arco carpanel y de la existencia de "dos paneles de tracería de claraboya de estilo Reyes Católicos reutilizados", y nosotros también reparamos en ellos aunque también anotamos... lo del  "estilo rústico" con que se ha visto decorada últimamente.  

---------------------------------------------


3) Sagastia 1 y 3. Como tienen arco de medio punto, pues los del Inventario dicen que del XVI y ya. 

-------------------------------------


4) Plaza de la Verdura sn. Donde está esta nueva casa de pisos de "estilo imitación a antiguo" había un gran caserón en el que como arquitecto de chapuzas y con poco trabajo (hacia 1981) me tocó retirar un pilar de fundición para que a un decorador bilbaíno le encajase su planta simétrica al Pub Troika. Cuando los dueños quisieron tirar la casa hice por encargo del propietario de Troika un informe de no ruina, pero no sirvió de mucho porque acabaron echándola abajo. Fotos tengo que tener de la vieja casa en alguna carpeta porque la operación de apeo tuvo su intríngulis. Pero lo ejemplar del caso es saber que algunas grandes casas de Ezcaray han ido cayendo por la presión inmobiliaria y que esta no habrá sido la única. Los del Inventario hablan de una casa blasonada en la Travesía del Río Molinar que no he encontrado. Así que el capítulo de recuperación histórica de las casas de Ezcaray no está cerrado con estas aportaciones y seguro que con el tiempo iré dando noticia de más de ellas. 

-------------------------------------


La arquitectura de la Real Fábrica de Tapices y otras antiguas construcciones industriales están directamente emparentadas con la arquitectura de las grandes casas pero aunque no son objeto de este estudio bueno es dejar constancia de ello a la hora de cerrar este capítulo y de dar ideas para futuras investigaciones sobre los oficios de la construcción y la arquitectura en Ezcaray y alrededores.



(373) EZCARAY X. Palacio Azcárate



Hace años tenía un aire decadente y romántico, pero lo convirtieron en hotel, lo pintaron de marroncillo, y del estilo decimonónico refitolero saltó al veintiuno pasteloso. Se me hace raro que Adolfo Soto Sáez no diga absolutamente nada de él en su web, o yo no lo he encontrado. En la web del hotel dicen que es una construcción de 1750 renovada en 1800 con adornos de tipo renacentista... lo que ya nos da una idea de la precisión del asunto. Aceptaremos al menos que fuera la familia Azcárate, de quien tampoco es que se dé mucha información. Las plantas que ofrece dicha web de las dependencias del hotel no tienen ningún interés arquitectónico. Ya podrían dar las del palacio anterior al cambio de uso, pero eso sería como tirarse piedras contra su tejado.


Tendré que revisar en mis viejos archivos fotográficos en blanco y negro porque me seguro que tendré alguna foto de esta casa. Si me las facilitara algún amable lector, también le quedaría agradecido. Arquitecto debió de tener en origen y arquitecto habrá tenido la intervención reciente, así que planos habrá en el ayuntamiento y labor de investigación también. De momento lo único que puedo decir es que en pantalla mido 13 m de fachada por 18,5 m de fondo y que sospecho que el jardín era mucho más grande y que es posible que tenga que ver con la abusiva promoción de los apartamentos con piscina que se ven detrás de ella.





(372) EZCARAY IX. Calle Mercedes Mateo 3



No solo la matraca que dio la prensa con la vida de Buscarini acabó por hacer que el Ayuntamiento le pusiera una placa, sino que también Adolfo Soto dice de ella que es la casa del crápula poeta, quien al parecer no hizo otra cosa que nacer en ella en 1904. Hacedores tiene que haber anteriores de quienes sería bueno saber. Sometida a un intenso uso tiene un par de rasgos curiosos: el abocinado de los balcones y que el eje central de la puerta esté ligado a una ventana y un paño liso de sillería que sugieren que pudo ser pensado para llevar escudo. Por lo menos conserva el revocado blanco de la arquitectura vernácula. Dos fotos viejas aporta don Adolfo de la casa. Una de lejos, con parecida perspectiva que la mía y otra desde un balcón en que se aprecia mejor su fachada lateral a poniente con salida al patio.




En mis fotos de detalle se puede apreciar la antigüedad de las rejas y de la carpintería de los balcones.



Medimos en planta 15 metros de fachada por 14 metros de fondo.


Así como el patio lateral ha sido mermado por una nueva construcción en la esquina, el patio trasero ligado a la casa sigue siento el patio central de toda la manzana.



(371) EZCARAY VIII. Calle Nazareno 1



Una vez más recurrimos a la web de Adolfo Soto Sáez para recabar información sobre otra buena casa de Ezcaray, presumiblemente del XIX y esta vez sí, en efecto, parece que acertamos, porque aunque la llama solariega, y ese término quedó atrás con la abolición de los señoríos jurisdiccionales y solariegos por las Cortes de Cádiz, dice que se construyó en 1845 (enlace a su web) y que parece que fue de los ganaderos Gil de la Cuesta quienes la donaron para obras de beneficencia. Tras sus sucesivos usos como Hospital, Colegio y, desde 1981, Hogar de Ancianos, no esperamos encontrar en su interior nada que tenga que ver con sus valores domésticos, así que lo que más nos llama la atención es una foto que tomo prestada de la web del señor Soto, en la que se ve el diferente tratamiento de fachada que tenía antes de la moda del piedra vista:


A mí me parece bastante más digno y aseado que el actual, pero dejémoslo en que se trata de un asunto de modas y disfrutemos de su volumetría de 19 metros de fachada por 14 metros de fondo y lo ordenado de su composición. Carpintería original sólo queda en la puerta.





(370) EZCARAY VII. Calle Mercedes Mateo 6



Por el orden de sus huecos y la sobriedad decorativa parece la típica casa del XIX, pero por lo que cuenta en su web nuestro cronista oficioso de Ezcaray, don Adolfo Soto Saéz, la construyó don Pedro de la Torre entre 1767 y 1787. A pesar de que menciona que ganó un pleito de hidalguía, no tiene escudo ni parece que lo haya tenido, y es que más que ser noble (o parecerlo) su hacedor parecía tener mejores cosas que hacer en los negocios mineros. Da también algunos detalles genéricos de su construcción y vicisitudes y una prolija relación de todos sus propietarios hasta nuestros días. Gran labor la suya por la que deseamos felicitarle y expresar nuestro agradecimiento.


Menciona también que todas las propiedades al Oeste de la casa y al otro lado de la calle pertenecían a la misma.


En materia urbana, tiene esta casa la peculiaridad de avanzar sobre la alineación de la calle Mercedes Mateo y crear un rincón ciego con un testero en el que puede adivinarse la construcción de la chimenea del piso principal.


El Sr. Soto elogia la altura de la puerta principal por la que podía pasar un jinete a caballo sin desmontar, pero o ha subido mucho el nivel de la calle o no nos lo acabamos de creer. En cuanto a la planta del rectángulo, nosotros medimos en planta 16,5 de fachada y 14 metros de fondo. A destacar, como en Ezcaray V, el caballete de cubierta que deja a norte una cubierta a dos aguas con cumbrero perpendicular a la fachada norte que da al pequeño jardín.


En materia de trabajos de cantería y restauración, la web menciona también el buen hacer de la familia local de los Tecedor.


Al conocer la historia de los sucesivos dueños de una casa, la construcción cobra mucho más valor. Baste mencionar también que uno de sus últimos propietarios, el periodista danés Ebbe Traberg, fue el promotor de vigente festival de Jazz de Ezcaray. Lo más triste es saber que aunque conserva su aparente unidad, ha sido dividida por pisos, con lo que sigue siendo grande, pero no tanto. 

(369) EZCARAY VI. Conde de Torremuzquiz 23



Cierto que esta casa solariega la construyeron con sistemas populares, pero de ahí a tener que mostrarlos como si se tratara de un orgullo va un abismo. Cosas del estilo rústico turístico imperante. Si no fuera por el gran escudo que aún ostenta en su fachada, pasaría desapercibida.


Los del Inventario se limitan a describir sus armas tal cual las vemos y a decir que es del XVIII.
Gracias a uno de los blogs ya referidos en los post anteriores he encontrado una foto de cuando la casa fue sede de la falange:


Yugo y flechas aparte, tenía menos balcones que ahora y estaban más decorados. Y en la cubierta tampoco había las ventanas en bobarriles que se ven ahora. Ante tanta reforma y usos hosteleros en planta baja da la sensación de que la propiedad estuviera muy dividida, pero el catastro nos ofrece aún la imagen de una gran casa unitaria de 22,5 metros de fachada por 17 metros de fondo con amplio espacio trasero a patio, cubierto ahora seguramente por los usos de hostelería.



En algún archivo estarán los planos, autores y las fechas de la última reforma. En la web de Adolfo Soto Sáez se da cuenta de la familia originaria de la casa, los Velasco-Orduña, de la familia que tuvo su propiedad en el siglo XX, los Cuezva, y de la familia que ha realizado la última subdivisión. los Aranguren.


(368) EZCARAY V. Calle Armando Buscarini 1



La ubicación más urbana, el reconocido uso actual de hostelería, la extraña posición de la puerta, la construcción en mampostería y el hecho de que su escudo en esquina se quedase sin labrar, hacen pasar casi desapercibida esta gran casa con fachada soleada a la plaza de la verdura a la que se entra, sin embargo, como de hurtadillas, por la calle lateral, ahora llamada de Armando Buscarini por el reciente revuelo mediático creado por algunos escritores y periodistas en torno a este poeta local con el que parecen haber descubierto América.


La composición par de huecos se resuelve mediante una exagerada cercanía de los dos balcones centrales hasta el punto de que sus ménsulas casi se tocan y la barandilla acaba pasando de uno a otro. Ya de paso, también se ha colado por medio la bajante: para dar más alegría al juego compositivo será. Los recercados de los huecos de planta baja llaman a confusión, y la puerta con moldura de la fachada lateral no deja de ser menos excéntrica. Aunque para excentricidad de las buenas, la instalación eléctrica sobre la sillería del escudo (!). Qué animales.


A los 18 metros de fachada a la plaza de la Verdura responden tan solo 12,5 metros de fondo (o de fachada lateral a la calle que va a la Iglesia) con huecos en la norte y un sorprendente caballete de cubierta a dos aguas que debe de tener su historia a tenor de las extrañas líneas de propiedad que se ven en el interior de la manzana: algo así como una especie de viejo camino de acceso trasero a la casa.