domingo, 31 de enero de 2016

(368) EZCARAY V. Calle Armando Buscarini 1



La ubicación más urbana, el reconocido uso actual de hostelería, la extraña posición de la puerta, la construcción en mampostería y el hecho de que su escudo en esquina se quedase sin labrar, hacen pasar casi desapercibida esta gran casa con fachada soleada a la plaza de la verdura a la que se entra, sin embargo, como de hurtadillas, por la calle lateral, ahora llamada de Armando Buscarini por el reciente revuelo mediático creado por algunos escritores y periodistas en torno a este poeta local con el que parecen haber descubierto América.


La composición par de huecos se resuelve mediante una exagerada cercanía de los dos balcones centrales hasta el punto de que sus ménsulas casi se tocan y la barandilla acaba pasando de uno a otro. Ya de paso, también se ha colado por medio la bajante: para dar más alegría al juego compositivo será. Los recercados de los huecos de planta baja llaman a confusión, y la puerta con moldura de la fachada lateral no deja de ser menos excéntrica. Aunque para excentricidad de las buenas, la instalación eléctrica sobre la sillería del escudo (!). Qué animales.


A los 18 metros de fachada a la plaza de la Verdura responden tan solo 12,5 metros de fondo (o de fachada lateral a la calle que va a la Iglesia) con huecos en la norte y un sorprendente caballete de cubierta a dos aguas que debe de tener su historia a tenor de las extrañas líneas de propiedad que se ven en el interior de la manzana: algo así como una especie de viejo camino de acceso trasero a la casa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario