jueves, 6 de febrero de 2014

(114) FUENMAYOR IV. Calle Mayor Alta 1 y 3



Una prueba del escaso interés que hemos tenido por las casas de nuestros antepasados soy yo mismo. Hace más de cuarenta años visité Fuenmayor con mi padre y me llevó hasta el pie de esta casa para decirme que su padre, o sea, mi abuelo Francisco Diez del Corral Blanco de Salcedo había vivido en ella, y que en ella habían nacido a finales del siglo XIX los hermanos mayores de mi padre, es decir, mi tía María y mis tíos Pablo y Antonio. Por supuesto que no nos interesamos por quienes la habitaban entonces ni curioseamos de ella más allá que su fachada. En 1983, cuando empecé el trabajo de catalogación con Carlos Lloret y Enrique Martínez Glera le hice la foto de arriba y tampoco pasé de ahí. Y ahora he hecho más fotos pero tampoco sé de ella más que cualquier turista ocasional que pase por la calle y eche un vistazo al Inventario.


Bueno, en principio está claro que son dos casas y no una, pero a simple vista no es fácil saber donde está la línea divisoria entre ambas, si en el comienzo del voladizo o en el cambio del alero, por lo que hemos tenido que recurrir al catastro. La posición de la linea negra divisoria de parcelas está muy clara pero... si nos fijamos en la reforma del alero y el cambio de tejas de la cubierta la línea no sería esa y el escudo pertenecería a la casa 3 en vez de a la 1.





La unidad de la sillería de la planta baja sugiere que alguna vez las dos casas fueron una sola. No creo que fuera mi abuelo el que la dividiera, al menos no entre sus hijos, porque al comenzar el siglo XX se volvió a Anguciana con mi abuela Dolores Angulo para tener a los tres siguientes en el castillo, Justo, Pilar y Pedro Pablo, y a mi padre en la casa de un primo suyo porque el castillo se lo acababan de vender a los frailes franciscanos.


Lo que está claro es que la casa del arco se desarrolla sobre el patio lateral y trasero, mientras que la adintelada se queda en su parcela gótica y acaso introduzca ese pequeño patio de parcela si es que no es de la primera (...). El caos compositivo de huecos parece signo de la antigüedad medieval que sugiere la puerta del arco pero el voladizo creciente con el escudo colgado en él, es una rareza constructiva digna de recordar.



A falta de datos y razones mejor nos entretenemos en  mirar tradicionales elementos de la fachada de casa solariega, tal como el escudo que aún no teniendo inscripción alguna a la vista dice el Inventario que es de los FERNÁNDEZ DE HEREDIA.


Fotografío también las dos estupendas puertas de madera que se conservan muy bien:



Y ya de paso, el escudito del dintel de esta última:


Con decir que los bolardos de la calle podrían el alcalde y sus concejales metérselos por... donde les cupieran, y con poner finalmente el plano de ubicación, dejamos estas dos casas hasta nueva información.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario